La explosión demográfica, el cambio climático, la expansión de la frontera agrícola, la pérdida de biodiversidad, la contaminación ambiental, entre otros, representan retos que pueden ser resueltos a través de la biotecnología y la aplicación de la ciencia de datos, las cuales se han convertido en una de las principales herramientas para promover la transformación social, económica y cultural que está viviendo el mundo o la denominada cuarta revolución industria según el Foro Económico Mundial; permitiendo acelerar el estudio de la biodiversidad y la creación de nuevos modelos bioeconómicos, para permitirle a los tomadores de decisión, invertir acertadamente en ciencia y tecnología impactando el desarrollo de productos biotecnológicos, mejorando la calidad de vida y aportando a su vez al Producto Interno Bruto del país.

Colombia al ser uno de los países con mayor diversidad biológica en el mundo, con una cantidad de especies aproximada de 62.829 según la cifra calculada en el Global Biodiversity Information Facility,  es considerado el segundo país en el mundo mas biodiverso, primero en aves y orquídeas, segundo en plantas y anfibios, mariposas y peces dulceacuícolas, tercero en palmas y reptiles por nombrar los más representativos. En este escenario, aspira a que para el año 2032 se le reconozca como uno de los líderes en el desarrollo, producción, comercialización y exportación de productos de alto valor agregado derivados del uso sostenible de su biodiversidad.

Han pasado décadas resaltando la inmensa biodiversidad que tenemos, pero ¿qué hemos hecho para estudiar y aprovechar de manera sostenible los recursos naturales con los que contamos, y así mejorar la calidad de vida de la población? Hay intentos fallidos para la creación de los marcos de política social y económica para el desarrollo del sector biotecnológico en Colombia, como lo fue el CONPES 3697, el cual tenía como objetivo crear las condiciones económicas, técnicas, institucionales y legales que permitieran atraer recursos públicos y privados para el desarrollo de empresas y productos comerciales basados en el uso sostenible de la biodiversidad, específicamente de los recursos biológicos, genéticos, y sus derivados.

La biotecnología en el mundo y en Colombia ha crecido considerablemente, debido a los avances en los procesos de secuenciación de ADN, biología sintética y edición genómica, gracias a la combinación de las tecnologías de la información con los principios biológicos y la ingeniería genética. Sin embargo, el país aún se encuentra rezagado en avances científicos y tecnológicos que permitan aportar al desarrollo sostenible de la economía, la mejora en la calidad de vida y la preservación del hábitat. El reto para los países desarrollados está en que hagan consciente que en la biodiversidad se encuentra la respuesta a muchos de los problemas que existen hoy día en el mundo, y que la inversión en ciencia, tecnología e innovación es una prioridad para el futuro de nuestro país y el mundo.

Por Eduardo Gómez Restrepo

Categorías: opinion

Global Shapers Manizales

Global Shapers Manizales es parte de la red mundial de Global Shapers, una iniciativa del Foro Económico Mundial (www.globalshapers.org) que crea comunidades de jóvenes, entre 20 y 30 años al momento de su postulación, con presencia en más de 157 paises del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *